Ampliar la mirada

Estamos necesitando con urgencia ampliar nuestro “ver” y “mirar”, un cambio de mirada.

“Si se abrieran las puertas de la percepción,
veríamos las cosas como realmente son: infinitas”.
William Blake

“No vemos que no vemos”.
Heinz Von Foerster

Estamos necesitando con urgencia ampliar nuestro “ver” y “mirar”, un cambio de mirada. No podemos seguir haciéndolo, como los burros con orejeras, con un simple repaso y hacia un solo horizonte, porque allí únicamente vemos.
Aunque moleste lo que aquí expreso, en Catamarca debemos realizar “cirugía sin anestesia” para avanzar en nuevas posibilidades. Debemos ver, lo que sucede en el mundo, surfeando un nuevo mirar sobre los seres humanos, las organizaciones y el impacto en el desarrollo social.

En una reflexión sobre el “ver” y el “mirar”, que nos lleva a reparar en cómo ampliar la mirada, Mauricio Rebolledo, avanza con una interpretación que hace notar el sentido, y por ello producimos una interpolinización cruzada de ideas, en la dimensión que nos proponemos aquí.

En general, vemos, (fenómeno biológico) y no miramos, (fenómeno social). El “ver” tiene relación con el registro de datos visuales y el “mirar” tiene relación con el “darse cuenta”, de la interpretación que hacemos. Cuando habitualmente “vemos” lo que hacemos, obteniendo datos de lo visible. Cuando “miramos”, construimos interpretaciones de lo que “vemos”, en base a nuestra historia, experiencias, creencias, presuposiciones, que es lo que traemos de nuestra historicidad constitutiva del ser que somos.

El “ver” y el “mirar”, es como observar un iceberg, La mayor parte de un iceberg está oculto bajo el agua; es preciso bucear en lo más profundo, para ampliar nuestro mirar. Desde allí emergerán nuestras interpretaciones.

Si Catamarca, pudiera darse cuenta aquí y ahora de la urgencia social con la que es necesario plantarse ante el mundo de hoy, de una manera diffferente, y darse la oportunidad de ampliar la mirada, podríamos descubrir cuan ricos somos, en la Capacidad Potencial Disponible (CPD), tanto en recursos naturales, como en capital humano. No vemos lo que vemos, y no sabemos que no sabemos, y no sabemos qué tenemos y no sabemos qué podemos tener. Es necesario desarrollar la capacidad de interpretar y re-interpretar de la forma más amplia posible lo que vemos.

Según las dimensiones de las que nos hablan Humberto Maturana, Rafael Echeverria y Fernando Flores, los humanos construimos futuros y determinamos acciones a través de nuestra observación de la realidad y de nuestras interpretaciones, es decir, de lo que vemos y miramos. El punto es, que el diferencial entre “ver” y “mirar” está dado por nuestras experiencias y nuestra construcción histórica como sociedad.

Desde esta dimensión, debemos ampliar profundamente nuestro mirar y avanzar hacia observaciones múltiples y hacia la (objetividad), entre paréntesis. Debemos hackear la mente social que destruye la posibilidad de ampliar la mirada, que sólo se para ante el mundo desde la matriz REMCA.

De la capacidad que tengamos en Catamarca para interpretar y re-interpretar, el pasado, el hoy y el futuro se consolidará la posibilidad que abrimos a crear futuros diffferentes y posibles. Aquí, en este libro, en catamarca eXperience, sólo tratamos de plantear nuevas dimensiones, nuevas interpretaciones y nuevas conversaciones posibles para ampliar nuestro mirar.

Si nos diéramos cuenta de la dimensión de lo que dice, cuando Salvador Dalí afirma que es evidente que existen otros mundos. Sigue avanzado… esos otros mundos están en el nuestro. Estoy convencido que nos habla de los mundos que existen en nuestros propios mundos internos y en nuestros propios mundos sociales.

Es indudable que esta nueva interpretación que abrimos aquí, tiene profundamente que ver con los paradigmas o modelos mentales con el que nos movemos en Catamarca.

El juego del paradigma en la mirada ampliada
El premio Nobel Ilya Prigogine afirmó que “estamos en un momento apasionante de la historia, tal vez en un punto decisivo de giro”, un cambio, que es un cambio de mirada, como asegura Fritjof Capra “va mucho más allá de las medidas superficiales de reajustes económicos y políticos tomados en consideración por los dirigentes actuales”.

El cambio de mirada de modelo mental, de paradigma, supone un modo nítidamente nuevo de enfocar antiguos problemas. Albert Einstein ya lo decía: “no podemos solucionar los problemas actuales con las soluciones de ayer, porque eso estaría indicando nuestra incongruencia, nuestra testarudez y nuestra ceguera cognitiva a lo que nos pasa y del por qué nos pasa”.

Mc Luhan, sabiamente nos revelaba que nuestra forma de pensar es linealizada y secuencial, dejando el gusto que al parecer nos envuelve exclusivamente a nosotros, los catamarqueños. Edgar Morin invita a rescatar nuestra cotidianidad poética. “Vivir poéticamente es vivir para vivir”; y añade: “sin dejar de ser prosaicos, vivamos poéticamente”.

Con este nuevo mirar y flamante interpretación, debemos ser osados y herejes para superar nuestras diferencias de mapeos mentales, sin dejar de tener en cuenta que para la superación del pasado es interesante considerar que el presente, de hecho, ya es pasado; y lo que percibimos como futuro, ya es presente. No nos quejemos si seguimos construyendo el presente, de la misma manera, que con los mismos mapas hemos construido Catamarca en el pasado, en el hoy y en el futuro, ese futuro que es el hoy.

Si nos abriéramos a crear nuevas formas culturales, podríamos apropiarnos de las expresiones de Fritjof Capra, cuando dice “mientras sobreviene la transformación, la cultura en decadencia se niega a cambiar, aferrándose cada vez más a sus anticuadas ideas; las instituciones sociales dominantes, por su parte, se niegan a ceder el papel protagonista a las nuevas fuerzas culturales. Pero inevitablemente decaerán y se desintegrarán, mientras la nueva cultura continuará ascendiendo, y a la larga asumirá el papel protagonista. Al acercarse el punto crucial, la comprensión de que cambios evolutivos de esta magnitud no pueden evitarse con actividades políticas a corto plazo, nos da una mayor esperanza para el futuro”.

Para avanzar en esta dirección necesitamos un nuevo tipo de conversación, debemos abrir conversaciones que nos abran nuevos camino y nuevas interpretaciones de lo que nos pasa y que buscamos que nos pase. David Bohm, nos dijo… en el que de verdad seamos capaces de escucharnos mutuamente, donde se abre un nuevo dialogo… el reto al que hoy se enfrenta la humanidad es único. Para afrontarlo hace falta una gran oleada creativa, que incluya una nueva visión de la humanidad, la cultura y la sociedad. Algo semejante debió ocurrir en el Renacimiento, pero el estallido de energías humanas que hoy necesitamos habrá de ser aún más profundo y extenso. George Leonard, avanzó aún más en esta dirección, afirmando que “lo único que podemos decir con certeza del futuro es que nos sorprenderá, por mucho que nos esforcemos en imaginarlo. Al igual que la crisálida ignora a la mariposa, los europeos del siglo XII no habrían imaginado el Renacimiento, ni los romanos, la Edad Media. Pero hoy nuestra encrucijada es más compleja que en cualquier otra época; nunca se jugó tanto en tan poco tiempo, nunca hubo tantas posibilidades ni tantos seres humanos a los que pudieran afectar. El futuro, en cualquier caso, escapa a las predicciones de los ordenadores (menos en las encuestas), y quizá sólo puede ser divisado – sin detalle – por nuestro ojo intuitivo. Catamarca, debe otear el pasado como información, el presente como coordinación de acciones, y el futuro como invención, para crear el nuevo futuro, que lo hacemos hoy.

La realidad cotidiana desde este nuevo mirar, de este original paradigma, no responde a cosas, sólo como cosas, responde a ser seres emocionales y a miríadas de posibilidades en incontables realidades. Lo que nos sucede hoy, tal cual lo vemos hoy, puede ser controlado y gobernado, lo posible debe ser deseado, inspirado, recreado. Estamos frente a dos comportamientos, o dos modos de ser, no sólo diferentes sino con frecuencia contrapuestos. Si, como dice Humberto Maturana, “las conductas humanas se constituyen desde los deseos, desde las aspiraciones, desde las envidias, desde los enojos, desde el amor, es decir, desde las emociones y no desde la razón, el potencial existencial está dentro de nosotros mismos como lo están los flujos cíclicos de materia y energía generadores de la miríada de posibilidades que como co-creadores debemos traer a la existencia”.

Las posturas del conversar para mirar
En el mundo humano, tenemos dos posturas o caminos para encontrarnos a conversar:

1. Desde la postura “Ustedes no saben y yo sé”.
2. “Ustedes saben lo que voy a decir, porque todo lo que les voy a decir tiene que ver con ustedes y conmigo”.

Esta distinción para comprender el mundo nos trae Humberto Maturana, biólogo y científico chileno, quien nos dice que en el mundo hay múltiples universos (multiversos) y que todo pensar es circular, lo cual es profundamente amenazador y hereje al modelo mental desde el cual nos movemos en Catamarca.

A su vez cuenta que en algunos momentos pensó que si seguía pensando así, se volvería loco y al final del camino descubrió que el pensamiento circular no representa ninguna amenaza para su juicio, sino que amplía el entendimiento.

“El loco no es un hombre que ha perdido la razón.
El loco es un hombre que lo ha perdido todo excepto su razón.”
G.K. Chesterton

Aparece el miedo a enloquecer, por el miedo a distinguir una infinidad de universos. El miedo a enloquecer es causado por el “Efecto aula” (el atrofiamiento mental que nos ha producido la educación), donde nos dijeron, y nosotros creímos, que sólo hay un universo. Al transitar caminos diffferentes, nos damos cuenta que aparecen multiversos, y que si lo hacemos desde el no-miedo, nos llevará al gozo en un nuevo transcurrir del vivir.

La antigua concepción de una sola mirada, de un observador único, de una organización (política o empresaria), entendida como una máquina de engranajes acoplados mediante planificación y/o estrategias precisas y controles exhaustivos y de sometimiento, ha entrado en obsolescencia y está siendo cambiada por una visión biológica y cultural, una mirada ampliada, del observador múltiple. La organización -entiéndase esta como una empresa, institución, familia, provincia, nación- es una estructura viva, dado que la componen seres humanos vivos, y por lo tanto, biológicos.

Edgar Mitchell, el sexto astronauta que piso la luna, con quien he tenido el placer abrir conversaciones poderosas, al aceptar venir a una conferencia que organice en San Luis, allá por Septiembre del año 2002, el habla que “…. La ciencia tradicionalmente, ha abordado la realidad “objetiva” aceptando la creencia de Newton de que la materia podía ser estudiada en forma independiente de la mente…. Todas las observaciones son, en esencia, hechos subjetivos. No existen hechos que sean objetiva y verdaderamente observables, en el más puro sentido del término. Todas las observaciones son información subjetiva organizada en el cerebro, a la cual le atribuimos un significado como resultado de nuestro sistema de creencias acumuladas”.

Los seres humanos como observadores biológicos creamos las organizaciones a partir de múltiples coordinaciones lingüísticas, emocionales y operacionales. Coordinaciones que configuran o dan forma a nuestra capacidad de vivir y convivir a través de las múltiples coordinaciones que nos permiten conservar nuestra autopoiesis. Estas recurrencias emocionales y operacionales en el lenguaje, crean la sociedad y la cultura. Es en el espacio de la cultura de un grupo en donde la coordinación adquiere un significado determinado y propicia su repetición de generación en generación, entre los seres humanos las comparten, por medio de los memes, dice Richard Dawkins.

Para iniciar una comprensión de la empresa, el Estado y la política, desde la perspectiva de sistemas biológicos, es necesario detenerse en los ojos del observador. El observador se basará en su propia capacidad de realizar distinciones lingüísticas sobre lo observado. Por ejemplo será capaz de diferenciar entre el azul, azul turquesa, el azul marino, azul esmeralda o entre una variedad más estrecha de azules / celestes. O serán para él simplemente un sólo azul o celeste. Marcel Proust, nos demuestra que “el verdadero viaje del descubrimiento no consiste en buscar nuevos territorios, sino en tener nuevos ojos”.

Una metáfora de cómo observamos, es la exploración de un bosque. Podemos realizarlo desde una observación única u observación múltiple.

Imaginemos que debemos explorar, descubrir y detallar un bosque, sin tener en consideración la constitución histórica y la propia narrativa de vida, y entonces pedimos una descripción del mismo. Posiblemente, se puede decir que “el bosque esta constituido de x dimensión, con tal o cual tipo de flora y fauna, que no pueden precisar, pero creen que tal o cual cosa, etc.… etc.… etc… Y así avanzar, en la observación y la descripción. Aquí descubrimos una mirada u observación única.

Ahora podemos, pedir que se describa el mismo bosque, a esta misma persona, pero teniendo en consideración una narrativa distinta, con una mirada diffferente, y se hace desde la habilidad y destreza de cada uno de estos tres observadores diffferentes: Un Explorador, un Fotógrafo y un Aviador – (podemos sumar cuantos observares nos parezcan, sólo es nuestra decisión).

A cada uno, de estos observadores, le pedimos que nos describa el bosque, que cada uno lo describa desde una constitución profesional diffferente, y con una articulación narrativa desde cada una de estas destreza. El Aviador dirá que el terreno es de tal o cual manera. Que posee un lago de aproximadamente x distancia, que hay sectores donde el bosque está seco y otros donde está muy floreciente, que existe una zona donde podríamos construir una infraestructura sin destruir el bosques, etcétera. El Fotógrafo nos describirá desde su narrativa de imagen fija y fotográfica, donde se mira parcialmente cada uno de los detalles del bosque, entre otras cosas. Por último, el Explorador, nos someterá a una descripción emocional y de sensaciones kinestésicas, donde narrará que el bosque posee tal perfume en la zona x, que posee cierta flora, y que la fauna está constituida por tal y cual especie. Nos comentará que el terreno es pedregroso o arenoso, que existe perfume de madera que nos lleva a las sensaciones x, etc, etc, etc… Esta ultima narración de cómo vemos el bosque, desde la perspectiva de un aviador, un explorador y un fotógrafo es una construcción narrativa holística y sistémica, es desde la (objetividad) entre paréntesis, desde el mirar de Humberto Maturana. Será una observación múltiple, desde el mirar de Rafael Echeverría.

Este último camino es una camino con un multiverso de posibilidades de ver una misma realidad, este camino, está inmerso en la dimensión de la Capacidad Potencial Disponible, que encontramos en cada ser que está en el mundo.

Catamarca, necesita esta ampliación de mirada, para lograr un desarrollo sustentable y sostenible, en base no al NBI, sino a las Capacidades Potenciales Disponibles.

En el caso del desarrollo social, no es lo mismo mirar y trabajar desde la Necesidades Básicas Insatisfechas(NBI) de una sociedad y sus seres que la integran, donde los vemos como cosas, que mirar desde la Capacidad Potencial Disponible (CPD). Desde este último mirar, interactúan destrezas, habilidades, prácticas, dominios y narrativas diferentes, y a los participantes de esta sociedad se los ve como seres emocionales, que traen consigo una narrativa histórica, biológicamente constituidos para ser, estar y rehacer en el mundo.

Es importante que se reflexione sobre lo anterior y experimentemos situaciones que nos permitan comprender la propuesta preliminar sobre un desarrollo posible en Catamarca, en base al desarrollo y apalancamiento de Capacidad Potencial Disponible.

Las posibilidades para ampliar la mirada
Rafael Echeverría, nos trae interpretaciones del mundo de la observación única o nos lleva a la observación múltiple, diciendo según él, que “la forma como vemos las cosas es sólo la forma como vemos las cosas… Nos habla de la infinidad de múltiples filtros que nos despiertan diferentes reacciones en nuestra estructura biológica. Se trata de expandir nuestra comprensión sobre nosotros mismos, sobre los propios mundos y relaciones y sobre nuestra vida. Procura también, basado en esa interpretación, abrir nuevas posibilidades de observación para poder así incrementar la efectividad y el bienestar en la vida.

El eje de su interpretación es simple. Sostiene que los resultados que obtenemos en nuestras vidas -trátese del dominio profesional, familiar o cualquier otro- dependen de las acciones que somos o no somos capaces de lanzarnos a hacer en el mundo.

Postula que nuestras acciones definen nuestros logros, la calidad de nuestras vidas e incluso, en último término, el tipo de persona que somos. Desde esta perspectiva, por lo tanto, resulta decisivo entender lo que nos hace actuar de una u otra forma.

También sostiene que la forma como actuamos depende del tipo particular de observador que somos. Distintos observadores actúan de distinta manera. Diferentes observadores definen el ámbito de acciones posibles de manera diferente. La acción humana no es una variable independiente. Ella depende del tipo de observador que cada persona es.

Desde esta perspectiva, la pregunta por el tipo de observador que somos pasa a ocupar un lugar central para entender como somos, como constituimos nuestros mundos y como nos relacionamos con los demás.

Desde la noción de observador, estamos en condiciones de reconocer que lo
observado requiere ser referido al tipo de observador que observa y no a una
realidad exterior a él a la que, por lo demás, no tenemos acceso. Los seres
humanos vivimos en mundos diferentes. Humberto Maturana plantea la
necesidad de dejar de hablar del universo y comenzar a hablar de multiversos. Por tanto, nos presenta dos posibilidades para explicar la construcción de explicaciones de la experiencia de un observador:

1. Objetividad, sin paréntesis
2. (Objetividad) entre paréntesis.

En el camino de la Objetividad sin paréntesis, se asume que la realidad existe con independencia del observador. En el camino de la (Objetividad) -entre paréntesis-, la realidad sólo existe para un observador en el lenguaje.

En la objetividad sin paréntesis, dice Humberto Maturana, se parte de la base que los objetos existen independientemente del observador y que se supone, resultan posibles conocer. Se acepta la posibilidad de una validación externa al observador, de las propias declaraciones. Este camino o este pensar, confiere al que uno expresa autoridad y una validez incuestionable que exige sumisión y sometimiento. Nos lleva a la negación de todos aquellos que no concuerdan con las afirmaciones “objetivas”; no se los escucha, aquí el ser aparece como independiente de la propia persona y del propio hacer.

En este devenir histórico, objetividad sin paréntesis, la palabra subjetividad la usamos para desvalorizar una afirmación. Un supuesto que no coincide con la realidad externa, directamente lo llamamos subjetivo.

Objetividad sin paréntesis

Condiciones:
• El observador acepta (implícita o explícitamente) sus habilidades cognitivas y en esta aceptación rechaza una completa búsqueda de su origen biológico.
• Cualquier explicación dada adquiere una validez incuestionable.
• Se presume que el ser humano puede capturar la realidad tal cual es, pretendiendo darle un carácter universal.
• Asume que las cosas son independientemente de lo que él o ella hace, que las cosas existen independientemente de lo que él o ella conoce y de si él o ella puede o no puede conocer acerca de las cosas a través de la percepción o la razón.
• El observador usa como referencia alguna entidad externa y trascendental a él, o a lo que él hace, tales como materia, energía, mente, conciencia, ideas. O Dios, como argumento final para validar y aceptar la realidad, y dar una explicación de la misma.
• Lo que estoy diciendo es válido porque es objetivo, no porque sea yo quien lo dice, en realidad son los datos, son las mediciones, lo que dicen que digo.

Consecuencias:
• Sometimiento
• Miedo
• Abuso
• Obediencia
• Dominación
• Esquizofrenia
• Mierdaexpert
• Ceguera cognitiva
• El envidiómetro, como parámetro de medición social
• Ley del ligustrín
• Cabeza de avestruz
• Desenvainar la lengua para hacer juicios sin fundamentación
• Rechazo a los opuestos.
• Negación del otro.
• No existe la tolerancia a las diferencias.
• Yo sé, Ustedes no saben.
• Toda la verdad objetiva es universal.
• El conocimiento da poder y legitima el sometimiento.
• Aceptar una única realidad o escuchar explicaciones como verdaderas.
• Los seres en el mundo se los trata y se los ve como cosas.

Si yo digo que soy católico, y tú budista, significa que yo como católico tengo acceso al Dios verdadero, y tú que no eres católico, estás equivocado.

En el momento que pretendemos tener acceso a la realidad objetiva, nos apropiamos de la verdad, no aceptamos el mundo del otro, y lo negamos, sin hacernos cargo de nuestras emociones, y cuando mucho admitimos la presencia del otro diciendo que está totalmente equivocado.

El otro camino, el camino de la objetividad entre paréntesis (objetividad), la base emocional consiste en el goce, en la apertura de múltiples mundos de acciones posibles y el goce de la compañía del otro. Las preguntas del observador son plenamente aceptadas y se intenta responderlas. Este enfoque no niega la distinción de objetos y la experiencia del ser y las explicaciones están basadas en la coherencia entre experiencias. Desde esta perspectiva, el observador se convierte en la fuente de todas las realidades, creándolas él mismo mediante sus operaciones, el ser se constituye a través del hacer del observador. Transcurrir este camino nos lleva a darnos cuenta que nadie está en posesión de la verdad y que existen muchas realidades posibles. El que toma este camino de explicación no pide sumisión del otro sino que lo escucha, busca conversaciones de posibilidades y quiere descubrir bajo qué circunstancias tiene validez lo que el otro dice.

(Objetividad) entre paréntesis

En este camino explicativo, el observador acepta:
• Que es un ser humano, un sistema viviente. (Un sistema autopoiético).
• Que sus habilidades cognitivas, constitutivas de su capacidad de observar, son fenómenos biológicos, que se ven alterados cuando su biología es trastornada y desaparecen cuando él desaparece.
• Que si desea explicar sus habilidades cognitivas como observador, debe mostrar cómo surgen ellas cómo fenómenos biológicos y debe aceptar su incapacidad de distinguir en la experiencia de la vida diaria entre percepción e ilusión.
• Que un observador no tiene la base operacional para hacer cualquier declaración o afirmación acerca de objetos, entidades externas o relaciones, como si ellas existieran independientemente de él como observador o de lo que hace.
• Que el acuerdo de una comunidad de observadores en una explicación, no da validez operacional a la distinción que ninguno de ellos pueda hacer individualmente.
• Un camino que supera la dualidad: objeto-sujeto.
• La existencia del ser, es constitutiva con lo que el observador hace y el observador trae a la mano los objetos que él o ella distingue.
• El observador trae a la mano varios dominios diferentes de realidades, como varios dominios diferentes de entidades que están constituidos en su explicar.

Consecuencias:
• Diversas realidades posibles
• Apertura a un mundo de posibilidades
• Mirada ampliada
• Aceptar, respetar y comprometidos de convivir en las diferencias
• Aceptar al otro (observador), tal cual es el otro.
• El conocimiento de la realidad constituye una implicación del observador en la observación, en lo observado.
• El observador es parte de la misma observación, de lo observado y de la realidad, en unicidad.
• La existencia del ser, se construye ininterrumpidamente en el lenguajear del observador. No es posible la fractura entre observador y realidad.
• El ser constituye, crea y recrea su mundo autopoiéticamente.
• La existencia del humano se construye en el lenguaje, en la conversación.
• No hay una búsqueda de una única explicación para todo.
• La racionalidad coexiste con la emocionalidad, e incluso tienen basamento en ella.
• No se obliga, ni se somete a nadie.
• Solo se abren posibilidades de acción posible.
• Mirada de murciélago
• Se abre el mundo del “no-miedo”
• Se produce insight
• Se abre un disclosing mind
• Los seres en el mundo dejan de ser cosas y son seres emocionales.

En este camino y tomando el ejemplo del ser católico y budista, consciente de que no tengo ni puedo tener acceso a una realidad independiente de mi observar, el otro sea este católico o budista, es tan legítimo como yo, y su realidad es tan legítima como la mía, aunque no me guste y me parezca amenazante para mi existencia. Más aún puedo decidir actuar en contra de ese otro y su realidad de su vivir, pero lo realizaré bajo mi compromiso y responsabilidad.

Tomado este último camino, hay un profundo cambio de paradigma en el poder de la política, las consideraciones del estado y el desarrollo social.

Cuando hablamos de universo o multiverso, estamos hablando de un mundo y de múltiples mundos de acción posibles. Caminos por los cuales podemos resolver o mirar el devenir del diario vivir, lo que significa, maneras de resolver y ver las oportunidades, no problemas, todo es resolver o ver oportunidades. Es indudable que tener este mirar y este desenvolver histórico en el ser, produce miedo, cuando uno transita el camino, el miedo abre oportunidades, y las oportunidades nos abre el accionar en la zona del “no-miedo”.

Según este biólogo, la objetividad, tal cual es conocida hasta el día de hoy, objetividad sin paréntesis, es la idea de la existencia de la realidad independientemente de mí mismo (yo no puedo modificar mi realidad),donde la cultura del poder, el dominio y el sometimiento es una postura que sirve para justificar por qué otros tienen que someterse a la propia visión de las cosas. Es aquí donde vemos el cómo y el porqué de las políticas de Estado que se basan en la solución del NBI, donde encuentran más permeables a las personas al sometimiento, dado que a las personas se las consideran cosas y como tal hay que tratarlas así, como a los colchones, el cemento, los bolsones, etcétera.

En la avenida de la objetividad sin paréntesis, desde donde se pretende ser objetivo, a los pobres hay que resolverles las Necesidades Básicas Insatisfechas, como tal las políticas públicas de desarrollo social, ven a los seres humanos (los necesitados), no como seres humanos; se los ven como cosas, como tal lo que hacemos es darles cosas: bolsones, subsidios, colchones, cemento, núcleos húmedos, etc. Esto lo único que produce es una serie de cosas que se mueven tal cual quieren los que inventan estas cosas.

“Los curiosos de espíritu aprenderán. El coeficiente de curiosidad siempre me ha fascinado mucho más que el coeficiente de inteligencia.”

Eugene S. Wilson

Al desarrollar el vivir en la (objetividad) entre paréntesis, nos abre el mundo de las oportunidades del CPD, donde comienza a fluir el FIB y dejamos, desde el poder político, de someter el dominio social y el control, porque abrimos nuevos mundos posibles y nuevas oportunidades, al desarrollar el talento del ser que está y vive en el mundo.

En la avenida de la (objetividad) entre paréntesis, se abre el camino del multiverso, que es el camino de la (CPD) Capacidad Potencial Disponible de cada ser, donde el observador ve en cada uno un ser que posee magia y observación propia, lo cual le da la habilidad de ser único y multidimensional. Es un otro que acepta tal cual es el otro. Acepta las diferencias. En este camino, nos sometemos a descubrir y ejecutar cada uno sus propias habilidades y destrezas, con nuestras propias distinciones como seres únicos y diferentes. Aquí el ser deja de ser una cosa y pasa a ser un ser biológico, que se constituye en autopoiesis, se autotransforma y deja de ser controlado como una cosa, es libre. Libera su mente, su cuerpo, su corazón y su espíritu. Este ser crea los espacios de apertura, ejercitando en plenitud las posibilidades y los mundos que se abren.

Si queremos cambiar el consenso social de desarrollo social, es indudable que tenemos que caminar por esta avenida, (objetividad) entre paréntesis, desde donde emerge la dimensión del desarrollo de la Capacidad Potencial Disponible (CPD), ahora este devenir en el vivir, nos plantea ser revolucionarios, con lo cual nos trae costos y consecuencias que debemos asumir.

Con este pensamiento (Objetividad) entre paréntesis, o forma de caminar el devenir del vivir, podemos adentrarnos en conversaciones que abren posibilidades en infinitas direcciones y de gran influencia en la liberación de cada ser que está, existe y se rehace en el mundo. Salimos del estado y del control de la pobreza mental. Es uno de los caminos para ampliar el radio de mirada.

En el flujo, del caminar en la (Objetividad) entre paréntesis, aparece la fluidez de la emotividad que va configurando y reconfigurando un nuevo estado de ánimo, que permite crear y fluir en lo que hemos dado en llamar la Felicidad Interna Bruta (FIB), ingresando a la zona del incremento, en recurrencia recursiva, del Producto Provincial Bruto (PPB).

En el otro camino, objetividad sin paréntesis, la objetividad es un argumento para obligar a estar sometidos. En este escenario donde predomina el accionar político del actual estado, se ve el sometimiento al ser, en recursividad constante, en el NBI, lo que genera pobreza mental y pobreza social.

“No sólo actuamos de acuerdo a cómo somos, que de hecho lo hacemos, sino que también somos de acuerdo a cómo actuamos.
La acción genera Ser.”
Rafael Echeverria

Si nos abrimos a ampliar nuestra mirada desde el ser de la observación múltiple, se abren una infinidad de bifurcaciones o caminos que nos llevan al gran desarrollo de la Capacidad Potencial Disponible (CPD), que poseemos hoy.

En manos de nosotros, los catamarqueños, están los caminos diffferentes para el desarrollo de la provincia, no busquemos fuera de nosotros mismos. Hagámonos cargo de nuestra responsabilidad y comprometámonos pensando y repensando Catamarca primero.

¡Catamarca es nuestro mundo y será, igual, mejor o peor, lo que nosotros decidamos hacer de ella!

Preguntas para la reflexión:

¿En Catamarca…”vemos” o “miramos”?
¿En nuestras organizaciones, empresas, familias, gobierno…”vemos” o “miramos”?
¿Estamos dispuestos a ampliar la mirada?
¿Estamos dispuestos a modificar el estado de ánimo?
¿Estamos dispuestos a renunciar nuestras propias certezas?
¿Qué podemos hacer para salir del NBI?
¿Qué podemos crear para ingresar al CPD?
¿Por qué nos dejamos tratar como cosas?
¿Usted cree ser una cosa?
¿Si no es una cosa, porque se deja tratar como una cosa?
¿Estamos sometidos y solo tenemos obediencia?
¿Estamos dispuestos a seguir este modelo?
¿No cree que el modelo de la política de Estado, como Estado y como generador de empleo público, es de sometimiento y obediencia?
¿Cuáles son los modelos mentales con los que nos movemos hoy?
¿Es con la objetividad sin paréntesis o la (objetividad) entre paréntesis?
¿Cuál de estas dos opciones o caminos nos abre más posibilidades para el desarrollo de Catamarca?
¿Cree que estamos en el camino correcto con las políticas públicas actuales?
¿Se están viendo las posibilidades que nos entregan el Plan Estratégico Consensuado y las Monedas, alegóricas, Esquiú de Oro y Plata, como instrumentos de desarrollo de la Capacidad Potencial Disponible?
¿Qué cambios estructurales y políticos debemos hacer hoy?
¿Hasta dónde estamos dispuestos a jugar para crear un nuevo escenario posible de desarrollo de Catamarca?
¿Qué posibilidades de acción tenemos desde esta posición de observador de la realidad?
¿Cuáles son las creencias en la que estamos basando nuestras interpretaciones de los hechos?
¿Cuál es la conversación, el diálogo interno que mantenemos acerca de la realidad de Catamarca?
¿Cuál es la postura personal que adoptamos frente a esto?
¿Qué emociones nos despierta estas interpretaciones?
¿Cuál es el espacio disponible para la acción que nos dejan todos estos juicios?

Posts recientes

Deja tu comentario