Pensando en la niñez y en la juventud

RITA TÉVEZ- Por Ariel Brizuela.

Las marcas del dolor que produce la pérdida de un ser querido aún perduran, por eso los sueños y las expectativas de esta mujer apuntan a mejorar las condiciones de desarrollo de los niños y jóvenes de su Tinogasta.
“Me gustaría que los chicos vuelvan a jugar, a la escuela. Muchos niños dejan la escuela para ir a ayuda a sus padres en las viñas, y eso es algo muy triste; quisiera que retomen sus estudios para que en un futuro tengan algo mejor”, señala Rita Tévez.
“Que la juventud tenga todo lo necesario para que sean sanos, que no tengan que recurrir al alcohol, a las drogas, o llegar al límite de suicidarse porque no tienen la contención, que tiene que tener un joven. Pero lo principal para lograrlo es que haya trabajo”, remarca la dirigente peronista.
“Quiero que podamos defender al que tiene menos, porque acá no se nota que se defienda al pobre. Un gobierno es para todos y no tiene nada que ver quién lo votó, y quién no; tiene que ser igual para todos. Que cuando haya un enfermo como esos cánceres que los viví en mi familia con un nietito que murió hace un año, puedan curarse o tener los medios para eso”, ansía Tévez.
“Quiero ver una Tinogasta linda, con gente que trabaje con mucha fuerza y valentía, porque a veces lo que nos falta a los tinogasteños es la valentía de decir las cosas, quizás por eso pasamos inadvertidos a veces”, reclama a viva voz. “Vienen empresas con grandes capitales, y cuando al cabo de un tiempo se van, dejan colgada a la gente sin trabajo. Y además es una pena ver como dejan grandes hectáreas de viñas y olivos abandonadas, como está pasando ahora en Copacabana”, ejemplifica.
“¿En qué terminamos? en que todos los chicos se van al sur, a tal punto que el gobernador (de Santa Cruz) expresó que la gente de Catamarca deje de ir al sur, porque ya no hay más trabajo”, insiste, pero valora la capacidad de adaptación de sus coterráneos, que se adaptan a todo tipo de tareas que realizan en el sur del país, que según afirma, “lo hizo nuestra gente, nuestros padres, nuestros jóvenes que se fueron a buscar trabajo allá”.
Y no deja de pensar en la salida laboral para los jóvenes tinogasteños: “Hoy por hoy, se discute el tema minería y sabemos que el uranio es algo delicado, pero hay tanta falta de trabajo, que los jóvenes están locos porque se abra para que de una vez por todas puedan conseguir trabajo”.
“Estamos ante un Tinogasta como nunca lo hubo, acá jamás se vio que se robaba, ahora los chicos roban. Cosas que nunca pasaron, y ahora pasan por la falta de trabajo, y la falta de contención a los jóvenes, tanto en lo deportivo, como en lo educativo. Hay chicos muy buenos a nivel deportivo, llegamos a tener un chico campeón a nivel argentino de lanzamiento de bala. Me contaba el profesor que lo prepara con lo que podía, porque para preparar a un campeón hacen falta muchas cosas; este es un chico muy humilde y posiblemente lo van a entregar a unos italianos para que lo preparen. También tenemos al chico Chanampa, quien hace lo posible para estar en todas la carreras (de ciclismo), me dijo que se iba desesperado a una carrera porque había un premio de 3.000 pesos, y quería ganar para poder comprarse zapatillas, y cosas para poder vivir. Acá el gobernador no cumplió, nos prometió un polideportivo, donde los chicos estarían contenidos. Sin embargo, todavía estamos esperando”, demanda.
Mora el presentes y afirma: “Se nota mucho la pobreza en Tinogasta, hoy solamente quedamos con el orgullo de que alguna vez fuimos el eje de la provincia. Creo que la única salvación que tenemos es que el gobierno nos incentive a volver a la cultura del trabajo, porque hoy estamos pensando únicamente en depender de un trabajo municipal, del bolsón, de la casita que le dan en la municipalidad. Y por más que los jóvenes tengan deseo de salir adelante no tienen la posibilidad, porque no hay más que esperar la cosecha de las uvas, o atar las viñas. ¿Después qué les queda? Ahogar sus penas en el alcohol”, señala con desazón.
“La solución a los problemas es escuchar a la gente, porque son ellos los que sufren, los que padecen falta de trabajo y enfermedades. Porque escuchándolos vamos a dar con la solución. Tenemos que hacer un proyecto para frenar con el éxodo”, remarca.
Y a pesar del dolor y la bronca porque “no se hizo nada” con las regalías mineras, deja una ventana abierta a la esperanza de un mañana mejor, para su tierra: “Todo depende de nosotros y creo que con valentía y propuestas renovadoras vamos a lograr una mejor Tinogasta”.

Rita Tévez
Docente y administrativa en el hospital zonal de Tinogasta, Fue concejal por el Partido Justicialista durante 4 años. “Me dedico a la política porque me gusta y creo que a través de esto puedo llegar a la gente que lo necesita. Soy de una familia que siempre trabajó. Éramos 7 hermanas y un hermano. Soy abuela de 2 niños, uno que ya es un angelito, 2 hijas mujeres y un varón”, confesó.

Posts recientes

Deja tu comentario